Páginas web, redes sociales, blogs, emailings, contenidos… Escribir bien en los nuevos tiempos sigue siendo tan importante como antes. O más.

Hay nuevos condicionantes: claridad, brevedad, individualización, SEO y SEM… Pero un texto, o está bien escrito o nadie lo leerá.