A veces, el éxito de una buena idea depende de su presentación. Ordenar los contenidos, argumentar las decisiones y redactar de manera clara y directa todos los textos es la mejor forma de convencer.

Un buen Power Point no tiene por qué ser un telegrama.