Solo hay algo más divertido que jugar: crear juegos. A fin de cuentas, un juego es una historia que vives en primera persona, y un buen narrador es un buen contador de historias.

El advergaming y los juegos educativos lo han entendido perfectamente.