Spot, película, audiovisual, video institucional, stories… lo llames como lo llames, la pantalla -más grande o más pequeña- sigue siendo la reina de la publicidad.

Una historia bien contada es la mejor manera de conectar con las personas.