El nombre es la primera palabra que te va a decir un producto y puede ser el primer argumento para recordarlo, para convencerte o simplemente para caerte bien.

Un buen nombre es el mejor comienzo en la relación con el consumidor.