Si tienes algo que contar con palabras...
cuenta con las mías.

Escribir es crear. Crear ideas, plasmarlas en una campaña, un anuncio, cualquier acción de comunicación que llegue al destinatario. Una idea solo es una idea hasta que la expresas con palabras. Tanto si necesitas la idea como si necesitas las palabras, puedo ayudarte a encontrarlas.

Spot, película, audiovisual, video institucional, stories… lo llames como lo llames, la pantalla –más grande o más pequeña– sigue siendo la reina de la publicidad. Una historia bien contada es la mejor manera de conectar con las personas.

La radio es la niña fea de la publicidad. A todo el mundo le encanta, pero a la hora de la verdad… Si quieres, te ayudo a ponerla un poco más guapa.

Una imagen (o no), un titular y un buen bodycopy es todo lo que necesitas para hacer un buen anuncio de prensa, de revista o de cualquier soporte de publicidad exterior. Tan fácil, tan difícil.

Páginas web, redes sociales, blogs, emailings, contenidos… Escribir bien en los nuevos tiempos sigue siendo tan importante como antes. O más. Hay nuevos condicionantes: claridad, brevedad, individualización, SEO y SEM… pero un texto, o está bien escrito o nadie lo leerá.

El nombre es la primera palabra que te va a decir un producto y puede ser el primer argumento para recordarlo, para convencerte o simplemente para caerte bien. Un buen nombre es el mejor comienzo en la relación con el consumidor.

Conceptualizar, crear un guion y realizar los materiales que ayuden al éxito de un evento –planteamiento, storytelling, convocatoria, videos, recursos…– es algo que exige imaginación y, por supuesto, dominio de la narrativa. Un evento es una película que se vive en directo.

Un folleto, una historia, un dossier, un informe, una memoria, un libro. A lo largo de los años he escrito desde cientos de folletos hasta libros por encargo. Y sigo disfrutando con ello. Escribir algo así es lo mismo… pero más largo.

Solo hay algo más divertido que jugar: crear juegos. A fin de cuentas, un juego es una historia que vives en primera persona, y un buen narrador es un buen contador de historias. El advergaming y los juegos educativos lo han entendido perfectamente.

A veces, el éxito de una buena idea depende de su presentación. Ordenar los contenidos, argumentar las decisiones y redactar de manera clara y directa todos los textos es la mejor forma de convencer. Un buen Power Point no tiene por qué ser un telegrama.

Después de muchos años aprendiendo como profesional di el paso a enseñar lo que he aprendido como profesional. Seminarios, talleres, workshops –siempre prácticos– es la manera de trasladar a los alumnos algunas de las cosas que he practicado a lo largo de estos años.