Con el objetivo de fomentar la sostenibilidad en el transporte urbano, el Ayuntamiento de Madrid me encargó un cuento infantil. El resultado fue Clara tiene dos caminos.