Yo creo si tú creas

La creatividad, decía Ricarte, no se puede enseñar: se puede contagiar.