Yo creo que hay que leer este libro

Por dos razones. La primera, porque Raymond Queneau da una impresionante lección de que una misma cosa se puede decir de cien maneras distintas. La segunda, porque el título y la estructura de este blog es un homenaje a otro de los fundadores de Oulipo -George Perec- y su libro “Me acuerdo”.