Yo creo que hay gente que piensa

Paseaba tranquilamente por Peratallada, Girona, cuando en la puerta de una heladería descubrí este cartel. Lo leí tres o cuatro veces y, al final, entré a comprar un helado. Parece que no son sólo los anuncios de coches los que hacen pensar.