Yo creo en Bernbach

En la publicidad inteligente, irónica, seductora… Tal vez por eso este auncio está colgado en las paredes del MoMA.