Yo creo… no sé

Pocas veces salen de la boca de un creativo -de un publicitario- estas dos palabras. Siempre tenemos la respuesta a punto. Lo que no tengo claro es quién es el culpable: si el creativo -el publicitario- que lo sabe todo o el cliente que no acepta un no sé por respuesta.