Yo creo en esta publicidad

Ponle todos los “peros” que quieras, pero el hecho de pedir perdón -sea con el objetivo que sea- ya es un gesto de humildad del cliente y de acercamiento de la publicidad.