Universidad Autónoma de Barcelona

José María Ricarte, hombre sabio y maestro de todos, fue quien me convenció para que comenzara a dar clases en la universidad. Impartí Laboratorio de Creatividad entre 2001 y 2005 y desde entonces le estoy eternamente agradecido. Como él decía, soy yo quien año tras año sigo aprendiendo.